11/17/2009

Cambia conmigo

Huele a cambios.

Al fin están aquí. Aunque no terminan de llegar comienzan a rodearme y sin que se den cuenta yo sonrío.

Sonrío porque es justo lo que quiero, quiero reinventarme, porque ya no quiero seguir redundando en mis escrituras, porque ya me cansé de vivir en lado oscuro de las cosas. Ahora quiero sonreír con sinceridad. Te siento cerca, las miradas me lo dicen, los silencios me lo gritan y tu olor te delata.

Sé que sientes miedo, yo también. No importa nena, puedes tardarte un poco. Eso sí, no dejes de sonreír y de caminar hacia delante, pues lo mejor está por venir. La desesperanza se irá a llorar de sí misma cuando se entere. El pasado está tan muerto como nosotros queramos, cada respiro nuestro es un poco de arena a esa tumba.

Ven pronto, quiero escribir de cosas alegres, quiero que te aferres a mi mano y si quieres cierras los ojos y caminemos, poco a poco, disfrutando de la brisa en la cara, que el entorno te invite a abrir los ojos y veas que existen nuevas maneras de querer, de que no miente el mundo cuando te grita que mereces algo mejor. También a mi me lo grita y creo que tú eres la respuesta.

Creo en ti.

Creo en nosotros.

Creo que será bárbaro.

No temas, acércate.

Confía.




Roberto Quintero
Otrebor.